Día Mundial de Concientización sobre el Autismo

Día Mundial de Concientización sobre el Autismo en nuestro colegio

El 2 de abril se celebra el Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo, una fecha instaurada por la Organización de Naciones Unidas para visibilizar a las personas con trastorno del espectro del autismo (TEA) y contribuir a promover el ejercicio efectivo de sus derechos.

En nuestro colegio, nuestro objetivo ha sido guiar una reflexión “desde fuera hacia dentro”, por lo que en años anteriores el propósito fue informar y educar a nuestra comunidad sobre los conceptos de neurodiversidad y neurodivergencia. Con el tiempo, hemos avanzado hacia la concienciación sobre el hecho de que todos somos neurodiversos.

Este año, nuestro propósito es sensibilizar desde la realidad misma de la condición del TEA en nuestro colegio, por lo que solicitamos a nuestros 41 estudiantes con TEA y sus familias, que compartieran sus experiencias y sentir frente a las vivencias de sus hijos/as en nuestro colegio.

Para esto se solicitó que enviaran una carta en que tanto ellos como sus hijos respondieran ciertas preguntas para guiar la reflexión. Estos mensajes fueron visibilizados en el colegio para promover un sentido de comunidad y empatía frente al TEA. A su vez, la jornada inició con la reflexión de cada curso junto a su profesor/a jefe, con videos atingentes a la etapa de desarrollo, guiando a los estudiantes hacia una reflexión colectiva frente al TEA, la Neurodiversidad y la neurodivergencia.

Vemos con satisfacción como nuestra comunidad sigue avanzando hacia una mirada más inclusiva, que es capaz de comprender que, más allá de las etiquetas, somos personas con diversas formas de sentir, de pensar y de ver el mundo, y que es esa misma diversidad en la que podemos encontrarnos para construir una sociedad más empática, más justa y humana.

A continuación, compartimos con ustedes el testimonio de una apoderada cuya hija ha sido diagnosticado con TEA; en el mismo se refleja también la labor de nuestro colegio en pos de ellos:

Como familia llegamos al Colegio Antilhue sin tener el diagnóstico de nuestra hija, el diagnóstico vino después que ella ya estaba inmersa en la comunidad escolar. Desde pre-kinder tuvimos el acompañamiento de las educadoras, en especial de la Tía Alejandra que gracias a la experiencia y años de aula detectó en mi hija algunas señales que nos llevó a indagar para que finalmente diéramos con el diagnóstico de
TEA.

Mi hija ha tenido apoyos externos desde que tuvimos certezas de su condición, y el colegio ha sido respetuoso y a la vez ofrece apoyos internos para el desarrollo personal y académico de ella. Como familia hemos sido testigos de cómo el colegio se fue abriendo a los estudiantes que tienen NEE y ha tenido que ir dando cabida a cada estudiante independiente de sus características. La psicopedagoga Bárbara ha sido tremendo apoyo para mi hija en sus actividades académicas, y ha entregado herramientas para que ella puede tener una vida social más rica, que es la dificultad mayor que tiene mi hija A.

Bárbara ha sido un ángel para ella.

Comments are closed.